Tag: Chris Blackwell

Hierba

Hay otra pequeña historia que apareció en los comentarios durante el tiempo en que escribía sobre “Burnin” que pienso que tiene que tener su espacio aquí. Hablábamos del impacto que tuvo la contraportada de “Burnin” con aquella imagen captada por Esther Anderson en la que aparecía Bob Marley fumando un enorme porro, y como Chris Blackwell potenció el efecto colocando otra foto similar tomada en la misma sesión para la portada de la nueva versión de “Catch a fire”.

La marihuana fue profusamente utilizada en la promoción de Bob Marley and The Wailers, y el álbum “Kaya” es el ejemplo más claro. Hay más fotos y dibujos de Bob fumando en discos de Island.

Pero se mencionó un detalle referido a “Rastaman vibration”. No puedo escanear toda la carpeta y lo he hecho justo en la zona del interior que trae junto a las letras la carpeta al abrirse. Allí, junto al texto de “Rat race”, se puede leer lo de “This album jacket is great for cleaning herb”.

Y se me ha ocurrido ir a la versión CD y no, no está. Ha quedado como reliquia del vinilo. En la imagen lo tenéis.

Tanatik.

16 junio, 2011

Burnin.11

Antes de hacer un epílogo de esta serie sobre “Burnin”, cosa que haré mañana, me gustaría recordar (el instinto de viejo coleccionista a veces me traiciona) que aún quedan muchas grabaciones de estas sesiones que quizás algún día podamos escuchar. Estoy pensando, sobre todo, de “I shot the sheriff” tras leer estas palabras de Phil Brown:

“I shot the sheriff fue el trabajo más complicado del disco. Habíamos recibido de Jamaica tres versiones diferentes y lo que Chris Blackwell pretendía era utilizar laprimera parte de una y la segunda parte de otra. Así que hubo que mezclar dos canciones y además añadir algunos coros y la guitarra de Aston Barret”

O dicho de otra forma, los “demo hunters” pueden afilar sus colmillos. ¿Conoceremos algún día las grabaciones de Harry J como hemos podido hacerlo con muchas del “Catch a fire”? ¿Hay previos de “Burnin and lootin”? ¿Cómo es el original de “Iron lion Zion”?

Al tiempo.

Tanatik.

13 junio, 2011

Burnin. 9

Este señor de la foto, en una imagen de época, es Phil Brown. El ingeniero de sonido que junto a Tony Platt y Chris Blackwell trabajó en las sesiones londinenses de “Burnin”. Un tío con una buena memoria, y al que pretendo creerle, entre otras cosas porque al no haber estado en “Catch a fire”, no comete el error de mezclar ambos trabajos, algo que me parece que sucede bastante en las declaraciones de los otros dos.

Pese a su juventud, Brown no era un novato, y su experiencia en estudio contaba con nombres consagrados del rock como Rolling Stones, Small Faces, Traffic y Jimi Hendrix, además de nombres de la industria del calibre de Keith Grant, Glyn Johns y Eddie Kramer. Es este tipo de personas quien nos puede dar una muestra de la reputación de Bob Marley. Cuando Brown es preguntado por los grandes con los que ha trabajado, y eso incluye también a gente como Harry Nilsson, Jeff Beck, Led Zeppelin o Robert Palmer, siempre responde “con Bob Marley”.

En la entrada de hoy quiero hablar de algo que mencionó anteayer Inyaki: la aceleración. Era, no cabe duda, uno de los trucos de Blackwell para hacer más comercial el sonido del grupo, y lo usó profusamente desde “Catch a fire” hasta el “Live”. Pero en “Burnin” fue más exquisito. Entre otras cosas, porque hubo que contar con todos los Wailers en Londres, ya que algunas de las pistas que se grabaron en Jamaica llegaron mal, y hubo que rehacerlas. Por eso no se aceleraron los masters, con el consiguiente problema de subir el tono de las canciones (voz pitufera incluído), sino que se aceleraron las bases rítmicas y se grabó lo demás a la nueva velocidad. Con la transferencia de las ocho pistas mono de Harry J y las nuevas grabaciones, añadida a un potente paquete de efectos, se consiguió un sonido pujante, que respetaba esta vez mucho más el original jamaicano. Posiblemente porque el único músico añadido volvió a ser John “Rabbit” Bundrick.

Ese es un ejemplo de lo que digo del testimonio de Brown. Recuerda perfectamente a Bundrick, que siempre cuenta que estuvo en “Catch a fire” pero nunca dice nada de “Burnin”, grabando con un piano eléctrico y clavinet. Curiosamente Aston Barret recuerda que él grabó esas teclas. Sorprendente, si os digo que Phil Brown recuerda perfectamente que no fue Tosh quien metió las guitarras, sino… Aston Barret!!!

Yo añado una cosa. Meter un moog a una canción nyabinghi… ¿fue una idea jamaicana? En fin, como de costumbre, muchas fuentes y poco agua.

Os quiero poner hoy otro audio. Otra vez “Get up stand up”. Una toma inicial que deja clara cual era la velocidad de crucero natural de los Wailers.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


audio: Get up stand up (demo 73)

Tanatik.

11 junio, 2011

Cape Coast Castle

La vieja fortificación de la imagen es Cape Coast Castle, se encuentra en Ghana y es conocido como “La Puerta del No Retorno”. Desde aquí fueron trasladados con cristiana dedicación y cristiano beneplácito centenares de miles de esclavos desde África hasta América.

Es en este simbólico edificio donde parece ser que se estrenará, en la parte final de este 2011, el esperadísimo (no sólo por su interés, sino que también por su retraso) documental “Marley”, el último que nos han enseñado, el dirigido por Kevin McDonald.

Confío en que sea así. No protesto por lo hecho hasta ahora en trigésimo aniversario de la desaparición de Bob Marley. Por muy conocido que fuera el concierto de Pittsburg entre los coleccionistas, y a pesar de la manía de la familia de tapar piratas clásicos en lugar de sacar material nuevo, la edición es exelente y la oportunidad evidente. Me hubiera gustado algo con gente más realmente cercana a Bob Marley en el show de Pittsburg del pasado septiembre, pero es aceptable la cosa familiar que montaron. Aunque no seré yo quien me mueva para ver la imitación de Julian o el para mí pesadísimo Damian, al que reconozco, eso sí, su gran aportación con el colega de la bandera que lleva en el escenario: una hilarante versión rastafari de la chica del botijo que llevaban las folklóricas allá por mediados del pasado siglo.

Anuncia la familia (o “famiglia”) Marley que para el documental se ha autorizado por primera vez la utilización de los archivos privados de los que disponen, así que centro mi interés en el material nuevo que pueda surgir de ahí.

Curioso también el trío de productores: Ziggy, Chris Blackwell y el productor (como Chris) y heredero (como Ziggy) Steve Bing. Al tiempo.

Tanatik.

12 abril, 2011

Sufriendo en el bus

Ya hemos hablado muchas veces del “Babylon by bus”, un disco que para mí es agridulce. Por su producción. El disco lo mezcló Jack Nuber en los Criteria de Miami, en un trabajo absolutamente ajeno a los Wailers. Ni siquiera Bob, ni Aston Barret, anduvo por allí. Y se nota. “Live” había traicionado en cierto modo el sonido del grupo, pero la plasmación del ambiente y la enorme energía produjeron un disco tremendo que aún hoy se considera entre los grandes. El acceso de Bob al “doble en directo”, un privilegio de los grandes en aquella época, se hizo, en mi opinión, por la puerta de atrás. Pero no es de eso de lo que quiero hablar, sino del origen del título del disco.

sttafordshire-78-10.jpg

El de Sttafordshire (en la foto) fue el primer show de la parte europea de la gira del “Kaya”. Después fueron los tres días de París y la visita a Ibiza. La única actuación británica de Bob, que no tocó en esta ocasión en Londres. Chris Blackwell fletó un autobús lleno de periodistas para la ocasión, pero el mal tiempo y las carreteras debieron convertir el viaje en un infierno. De ahí saco la expresión “Babylon by bus” el periodista de New Musical Express Penny Reel. Y a Blackwell le dio la idea del disco.

Tanatik.

22 enero, 2011

Catch a fire. 9

edmonton-uk-73.jpg

Poco más se puede añadir a lo que fue “Catch a fire”, el arranque de la carrera internacional de Bob Marley, o, si se quiere, su aparición presto a irrumpir como “rock star”. No sé si como se suele decir, “Catch a fire” inaguró un nuevo género, el llamado “roots rock reggae”, pero sí me atrevo a decir que el contacto del público de rock, primero anglosajón y luego occidental, con la música jamaicana fue una eclosión de consecuencias comerciales impensables incluso para aquellos que como Blackwell hicieron esta apuesta.

No voy a hacer juicios de valor sobre la figura de Chris Blackwell, y más utilizando todas las informaciones que llegan con el devenir de los años. Lo que si voy a hacer es reflejar su fe en el producto y en su historia. Tuvo muchas dificultades añadidas. Por ejemplo, resultó que CBS tenía un contrato con poder sobre Bob Marley, cortesía de los tejemanejes de Danny Sims y aquel “Reggae on Broadway”. Nada amilanó a Blackwell. negoció, regateó y al final tuvo que aceptar que CBS se llevara el 2% de los beneficios de los cinco primeros discos de Bob Marley con Island Records.

Incluso tras una fuerte inversión que no tuvo retorno, con 14.000 copias vendidas, con una gira promocional por las islas en mayo y con una sensación de que la suerte estaba echada, su siguiente decisión fue otra vez más que correcta. Su apuesta no era por un disco, su apuesta era por una banda. Así que debía de haber un nuevo LP en las tiendas antes de fin de año. Y así se hizo.

tanatik@hotmail.com

23 octubre, 2010

Catch a fire. 5

Hubo, ya os dije ayer, más músicos en aquellas sesiones en los tres estudios. Por ejemplo, el guitarrista Reggie Lewis, buen amigo del grupo y miembro de la banda que junto a los Barret grabó las sesiones con Perry, colaboró en el disco. Tengo perdido en aquella época a Glen Adams, el teclista de aquellos Hippy Boys o Upsetters, que no sale acreditado por ningún lado y no parece que estuvo.

Porque en las teclas también colaboraron un par de ilustres, Gladstone Anderson en el piano y un clásico como el organista Winston Wright.

cf05.jpg

El trabajo de reconstrucción de temas antiguos correspondió sobre todo a Aston Barret, que diseñó las nuevas bases sujetadas en sus riffs de bajo, pero alguno, como “Concrete jungle”, fue grabado por Robbie Shakespeare. Debió grabar algún tema más, entre ellos “Stir it up”. Es curioso como en el documental sobre el disco, Chris Blackwell recalca el papel de Shakespeare y se olvida de Aston Barret (con las reclamaciones penales vigentes) cuando era Family man no sólo el autor de las líneas, sino el mentor del joven y posteriormente exitoso Robbie.

Claro que, todo no podía ser tan fácil. Los hermanos Lewis, Ian bajista y Roger guitarra, fundadores de Inner Circle, banda que ya había acompañado a los Wailers en directo (incluidos shows para el PNP) aseguran haber tocado en “Stir it up” junto al batería Sparrow Martín.

tanatik@hotmail.com

17 octubre, 2010

Catch a fire. 3

La idea de Blackwell estaba clara, por eso prescindió del “Bob Marley and The Wailers” y optó por unos The Wailers con formato de grupo de rock, para hacer menos chirriante la cosa a su público más objetivo. Aún y todo, queda raro ver en la carpeta un guitarrista acústico y otro músico, Tosh, para piano, órgano y guitarra.

Como siempre que me enfrento a series de entradas, me veo obligado a contar cosas que ya he contado, pero quiero hacer constar que “Bob Marley and the Wailers” no sólo no es un invento de Chris Blackwell, sino que él, por motivos de promoción, quería todo lo contrario: The Wailers.

cf03.jpg

Además, grabar, lo que se dice grabar, lo hicieron muchos, y en varios instrumentos. Este será el tema para una siguiente entrada. Para hoy tomo una parte de esos músicos, para mostrar una vez más una evidencia.

El tema, también, ya lo había tratado en esta ENTRADA hace un año. Marcia y Rita habían grabado voces para “Rock it babe”. Rita no debió recordarlo (no hay motivo para mentir) cuando dijo que “Knotty dread” había sido su primera intervención tras el contrato de Island.

Otros músicos también comentan sus intervenciones en las sesiones de “Catch a fire”. Creer, me creo a todos, pero al final, como todo, lo tomo con pinzas. Ya sabéis que en estas cuestiones, la única evidencia es la falta de evidencias.

tanatik@hotmail.com

14 octubre, 2010

Catch a fire. 2

Cuando los Wailers llegaron a Jamaica, se pusieron inmediatamente manos a la obra. Pero el trabajo no sólo era musical, sino que también debieron pensar en otras cuestiones tan evidentes como dónde grabar. Al final, se utilizaron tres estudios, Dynamic, Harry J. y Randy´s. Aunque este último no mucho. Parece ser que les tocó en un mal momento.

cf02.jpg

Harry J. Hubiera sido posiblemente la elección de los Wailers, y más desde que Blackwell hubiera contribuído a las nuevas instalaciones llegando a un acuerdo de prioridad para las producciones de Island Records. Pero en Dynamic estaba Byron Lee.

Otra de las leyendas dice que Chris Blackwell se jugó su dinero dándoselo al grupo para que grabaran un disco mostrando una confianza total, y que muchos de sus amigos le advirtieron de que estaba haciendo una locura. No fue así. El adelanto sobre el disco no fue entregado directamente ni a Bob ni al grupo, sino que se le dio el dinero a Byron Lee, que ejerció en representación de Island.

Fue en esos tres estudios donde los Wailers, y una nube de colaboradores esporádicos, grabaron las once canciones que Bob llevó a Londres. Se grabaron más, aunque no tenga una lista detallada de ellas.

tanatik@hotmail.com

13 octubre, 2010

Catch a fire. 1

No sé si fueron 4.000 u 8.000 las ibras esterlinas que Chris Blackwell dio a los Wailers como adelanto para que fueran a Jamaica y grabaran un LP, pero la historia de ese encuentro si parece que va tomando una “versión oficial”. Y en ella, no fue el propio Bob, como tantas veces se ha contado, el que irrumpió en las oficinas de Island.

Bob, ya sabéis, había grabado en Londres para CBS una sesión de la que salió el sencillo “Reggae on Broadway”. Y danny Sims, el inefable conseguidor de ese contrato, puso a un manager originario de Trinidad, Brent Clarke, a trabajar en su promoción. Con nulo éxito. Además, juntó a los Wailers en la capital inglesa (hermanos Barret incluídos)para dar varios conciertos por clubs de la ciudad, además de alguna que otra salida por el país. Nulo funcionamiento, también.

cf1.jpg

Los Wailers, que ensayaban en un sótano de Surrey, acabaron tras pasar un tiempo en un hotel barato del West End en un piso de Bayswater. Y allí se quedaron colgados y sin un duro cuando, sin previo aviso, Sims y Nash se fueron a Miami.

Clarke, que había oído hablar positivamente de la banda a Blackwell, fue a Island, y así se produjo el contacto. El boss de Island tenía las ideas claras, y no tuvo en mente la mala reputación de los rastas. Volcado exitosamente con el rock, había perdido a la estrella jamaicana de su catálogo, Jimmy Cliff, tras publicar la banda sonora de “The harder they come”. La oportunidad le vino y la aprovechó muy bien.

Brent Clarke fue el que quedó fuera de la historia. Cobró su comisión e incluso prestó dimero al grupo para el vuelo a Jamaica, pero no lo quisieron como manager. En otoño del 72, la banda se enfrentaba a su gran oportunidad.

11 octubre, 2010

Página siguiente Página anterior


Publicidad

Publicidad

Shop


Josetxo Mintegi
Junto a los ríos de Babilonia
Libro + Gastos de envío 18€

Calendario

marzo 2014
L M X J V S D
« feb    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Categorías

Siguenos

Twitter ACReggae Facebook ACReggae Facebook Bob-Marley.es MySpace ACReggae

Blogroll

Etiquetas

Meta


Bob-Marley.es es un Proyecto de la Asociación Cultural Reggae.

Proyectos ACR