Filed under: Yo sí lo vi

Jamming in the name of the Lord

bcnnews.JPG

Por fin otra aportación para el “Yo sí lo vi”, también referente al concierto de Barcelona. la envía jamming, y la transcribo (con la envidia habitual) tal cual. Por cierto, jamming está desde hace unos días en la sección amigos, por si no os habíais dado cuenta.

Antes dos acotaciones. La Average White Band fue el telonero habitual de la gira (viajaron a la vez que la crew de Bob). la organización solía aportar un músico para abrir la noche, en este caso, el malogrado Gato Pérez. la letra original del anuncio decía: “No importa, qué más da, si se mueve tu Lois déjalo bailar”. Sigo sin encontrar una copia de ese anuncio. Os dejo con jamming:

“Aparqué el carro dos cuadras más allá de la plaza de toros, como dirían mis amigos cubanos. Después del concierto no fuimos capaces de encontrarlo hasta pasadas bien dos horas, tal era mi estado de aturdimiento por lo que había visto aquella maravillosa noche de verano, en el marco más hermoso de la ciudad condal, la plaza monumental. Únicamente sobran los toros… y los toreros, por supuesto.

Es cierto que en la puerta se agolpaban cientos o miles de personas, no sé qué cantidad, pero era multitudinaria la congregación de “fieles”, y muy difícil saltar los muros para acceder al recinto sin la entrada, como había pasado antes en los polideportivos de Badalona, cita en esas fechas y posteriores de otros grupos y solistas como Ian Dury, Lou Reed , etc..

Al parecer los uniformados grises tuvieron que cargar en varias ocasiones contra el gentío para dispersarlos, ese era el común denominador en aquella época.

Pero yo ya estaba dentro de la plaza…. el escenario, como ya hemos visto después en muchas fotografías de la época, era sencillo en su decoración, colgaban grandes telas con el león de Judah y Marcus Garvey…. los instrumentos de los músicos estaban bien afinados, y los técnicos de luces y sonido, corrían de un lado al otro del escenario, ajustando todas las clavijas…necesarias para que nada fallara.

La noche era calurosa y muy apacible, rota por el estruendo de todas aquellas tribus urbanas que se citaban para ver a Bob Marley & The Wailers & The I Threes.

La espera se nos hacía interminable, el rumor de la gente era ensordecedor, como sabéis tenía que actuar Gato Perez, un rumbero catalán de la época, pero como hecho premonitorio, había enfermado de cáncer, poco después murió. En su lugar actuó la Average White Band, con su tema estelar “Pickup the pieces”, puedo asegurar que no me sorprendieron, los había escuchado mucho tiempo antes y eran músicos excelentes, pero allí no se les dio la importancia que para mí tenían y pasaron con más pena que gloria, cuando se replegaron al back stage , sobre el escenario fueron apareciendo rastas por todos lados, unos tocados con gorros tricolor y otros con sus dreadlocks al viento, entonces se desato la histeria colectiva….. pensábamos que eran los Wailers … y sólo eran técnicos de sonido que de nuevo ajustaban los equipos, pero está vez para Bob y su grupo…. desde mi ubicación en la distancia respecto al entarimado y con poca luz el primer rasta que vi apareció como por arte de magia subido en una especie de arco de metal donde estaban fijados algunos focos dirigidos al escenario, la gente pensó que era Bob y todos gritamos como energúmenos, aquellas sensaciones eran maravillosas, teníamos una felicidad en el cuerpo indescriptible.

Como habíamos esperado la aparición de cada uno de sus discos, escrutando todas y cada una de sus hermosas canciones hasta desgastar el vinilo y por fin lo íbamos a tener delante de nuestros ojos, era nuestro verdadero icono, nuestro más amado tesoro, por todo lo que significaba para nosotros, paz, armonía, amor, libertad, intransigencia, rebeldia….. contra el sistema, contra los grises, contra nuestros padres,………. y se apagaron todas las luces del recinto.

Bob apareció con los brazos extendidos en cruz, ………. demoledor……… los focos se fijaron en su rostro y comenzó a enseñarnos con su poesía la palabra de Dios,……. palabras de redención ,.. , En ese momento todos y cada uno de nosotros eramos Rastas …….. y comenzaron los acordes de su mística natural.

Avanzado el concierto..y sin dejar un minuto de acariciar nuestros sentidos con su preciosa voz …… se ilumino el escenario…… tomo su guitarra y comenzó a entonar los primeros acordes de canciones de redención……. la comunión fue perfecta, minutos antes había llamado a sus hermanos negros, y casi en silencio nos apartamos para dejarlos acercar a la llamada de Bob

Nos sentimos frustrados por no ser también negros y poder tener el privilegio de estar aún más cerca de él, Bob Marley en esos minutos no era un músico era un redentor para su pueblo, era un pastor de almas para su rebaño….. y lo aceptamos.

Sabéis también que meses antes de su llegada a Barcelona, un spot publicitario de tejanos Lois, recreaba la canción “Three little birds”, creo que fue adaptado por Alex, ……..compañero de Christina Rosenvinge, del grupo Español Zombies…el estribillo decía algo así como …….No importa … que más da, si tú quieres tu Lois dejalo bailar ……….. y pasado el misticismo ……Bob…..dio paso al más puro populismo, todo hay que decirlo……. atacando el tema original, la pieza encajaba perfectamente en el repertorio …..y el publico lo agradeció, acompañando a Bob al unísono en la letra, espectacular, rutilante…… el hermanamiento entre dos culturas, dos razas, dos mundos.

Termino con “Get up stand up”.. en ese punto ….. sí me sentí algo frustrado, quizás Bob estaba muy cansado….. esa es una apreciación que no nos abandonó en todo el concierto, e incluso como he dicho en otras ocasiones cuando los focos iluminaron su tez, mientras cantaba “Redemption song”, distinguí, en su rostro, un gran sufrimiento, Además de verlo muy avejentado, e incluso en otro momento de su actuación mientras bailaba pareció perder el equilibrio, hacia atras, ……. y eso no era normal…… quizas yo lo veía con el corazón no solo escuchaba su música, pues decía ……que me sentí frustrado por que acorto extremadamente el famoso riff final de “Get up Stand Up”…

Recordaba el Lyceum y había un mundo de distancia……. pero al final la gratitud hacia Bob y su banda era inmensa por habernos acercado a su música, su religión, su apoyo a las causas perdidas o no.

Y finalizo la magica noche, poniéndonos en pie y quedándonos en pie, …..porque aún tenía tantas cosas que decirnos……. tantas revelaciones …… aún viéndose emboscado en la noche …… y tenemos…. tantos problemas en el mundo, necesitamos tantas canciones de redención.

Dios vive, rastas en nuestros corazones para siempre.”

tanatik@hotmail.com

5 Noviembre, 2009

No fue sólo un concierto

No sé cómo está el tema del nuevo programa para colgar las entradas, hace tiempo que no hablo con el webmaster. El caso es que sigue pendiente el tema de los tags y redistribuir las categorías. Sobre estas últimas, pretendo hacer algo bien distribuído, para ayudar a buscar temas. A ver si poco a poco en las vacaciones….

El caso es que una de las categorías que tengo pensadas la voy a estrenar hoy. Se llama “yo sí lo vi”, y simplemente consiste en trasladar los escritos de amigos que tuvieron la suerte de poder ver a Bob Marley. Todos aquellos que lo pudisteis disfrutar, estais invitados a enviarme un correo contándolo. Yo lo trasladaré aquí. Rosa inagura la categoría.

barcelona80_73.jpg

NO FUE SOLO UN CONCIERTO

Tenía 16 años, sólo 16 añitos en esa España de los 80, una España post-franquista que bebía los vientos por modernizarse. Yo tenía la absoluta certeza de que esa España iba a ser la mía, la que yo quería como país, un país de libertad. En casa el franquismo nos trató mal y que una palabra como Democracia estuviera en boca de todos nos hacía felices.

Yo con mi edad era consciente de muchas cosas, ya había corrido delante de los llamados “grises” de la mano de mi hermano mayor. Mi conciencia social ya estaba despierta desde hacía tiempo, creo que ya nací con ella, y todo lo que me rodeaba me hacía sentir infinitamente llena porque tenía muchas cosas que hacer, muchas cosas que cambiar y quería participar en ello.

Iba al instituto por la noche, me rodeaba de gente bastante más mayor que yo y absorbía como una esponja todo lo que me llegaba. Las salidas con mis amigos eran lo mejor y Manuel, un amor de persona, me abrió la mente musical. Con él descubrí prácticamente todo y musicalmente hablando todo lo que sé me lo enseñó él.

A través de este ángel escuche por primera vez a Marley, mi querido Bob. Me quedé petrificada, aquella música no era la de siempre, mi corazón se emocionó nada más oírlo y Manuel, entusiasta como era, me trasmitió mucho más que la música, me transmitió sus letras, sus palabras (yo estudiaba francés!!!) y ya no pude separarme de aquel ritmo frenético y pausado a la vez, aquel ritmo diferente que me hacia sentir lo que sentía.

No vivía en Trench Town pero casí. Mi barrio, un barrio obrero donde los trabajadores de la SEAT se levantaban temprano, era un autentico hervidero y en medio de este hervor llegó el 30 de Junio de ese inolvidable 1980.

No sé si me dieron permiso o no para ir, tampoco sé quién pagó las 900 pesetas que valía el concierto, (aunque me lo imagino) sólo sé que con Manuel y unos amigos más nos fuimos a la Plaza de Toros Monumental a ver a….BOB MARLEY!!!!

Íbamos con tanto tiempo de antelación que mi sorpresa fue mayúscula cuando al llegar a la plaza una gran gentada rodeaba el lugar.

Me sentía una gran adulta en medio de toda aquella gente, gente diferente a la que no estaba acostumbrada a ver, gente abierta, de ropas distintas, de distinto comportamiento.

No sé como entramos, no me acuerdo, mi mano estaba siempre apretada!

Estábamos todos nerviosos cuando sonaron los primeros acordes, mis ojos no podían dejar de mirar lo que estaban viendo, todos aquellos negros con aquellos peinados, eran ellos, eran THE WAILERS y yo estaba allí! En esa España donde el colorido de la piel no era habitual era sorprendente verlos a todos allí, sin más estaban allí!!! Y de repente…. SALIO, salió con su melena al viento y sus movimientos felinos y nos cautivó, nos cautivó a todos y a mí me robó el corazón.

Su fuerza, su sensualidad, sus formas, su movimiento, su voz…me hipnotizó.

Todas y cada una de las canciones eran cantadas y él era como el director de una gran orquesta a la que invadía una suave boirina de humo, os podéis imaginar.
La gente entregada, estaba a sus pies, enloqueció con Three little birds, con No woman no cry, con Get up stand up y cantaba todas y cada una de sus canciones.

Más no os puedo decir. Me enamoré.

Fue un día mágico, inigualable, increíble y emocionante. Lloré.

Salí del concierto sabiendo que ya no me podría separar de él.

Viví mal su muerte, me dejó un gran vacío y durante mucho tiempo no quise saber nada más. Fue mucho tiempo después que volvió ha aparecer en mi vida y no sólo fue su música la que volvió, fue su religión, su filosofía sus pensamientos y me ha acompañado hasta ahora.

La vida me guiñó el ojo y bromeó conmigo, me ha dado un hijo etíope, Yared, y Mama África es mi tierra a la que espero volver. No soy negra, no llevo dread locks pero en este occidente crecido por las miserias humanas intento comportarme bajo los principios rastas y ese ha sido su legado en mi persona.

Mucha gente piensa que es obsesión lo que tengo pero yo pienso que es amor, un amor infinito hacia la persona que ha ordenado de mi vida y me ha dado un camino.

JAH LIVE!!!

tanatik@hotmail.com

14 Noviembre, 2008


Publicidad

Publicidad

Calendario

Marzo 2017
L M X J V S D
« Feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Categorías

Siguenos

Twitter ACReggae Facebook ACReggae Facebook Bob-Marley.es MySpace ACReggae

Blogroll

Etiquetas

Meta


Bob-Marley.es es un Proyecto de la Asociación Cultural Reggae.

Proyectos ACR