Archivos – 11 junio, 2006

Opá!

¡Tranquilos todos!. No quiero hablar de la tabarra mundialista del Koala, que me parece que es al rock lo que Manolo el del Bombo al one drop. Ni del “Amo a Laura” (me imagino que será Laura Bush), que compite con él en atormentarnos la primavera. Pero a veces cuesta poner un título, y hoy quiero hablaros de Bob en una de sus facetas: la de hombre de campo.

No hay que olvidar que Bob Marley pasó sus primeros doce años, una tercera parte de su vida, viviendo en St. Ann, en zona rural, en una familia de gente acostumbrada a trabajar la tierra y tener animales.

En muchas ocasiones se ha referido a ello, sorprendiendo a muchos periodistas que no esperaban largos comentarios sobre cultivos, fertilizaciones, cabras o asnos. Eso sí, nunca perros. No se le conoce, o no conozco, ninguna relación con algún perro. Que se sepa, no tuvo perro.

bob-onCanvas.jpgRita también suele contar cómo al principio de su matrimonio, cuando estaba embarazada de Cedella, ella y Bob fueron a vivir a la vieja casa de Nine Miles, y cómo cultivaban ñame y coles. Lo recuerda como una época feliz en lo personal y muy prolífica en lo musical. También al único animal con nombre que se le conoce a Bob, su burro “Nimble”, con el que iban a las zonas de cultivo y al que siempre daba vitaminas.

Bob era muy trabajador, algo, no nos vamos a engañar, raro entre los músicos jamaicanos. Él lo achacaba siempre a su vida en el campo. “En la ciudad todo se consigue con dinero, y se quiere ahora mismo. En el campo todo es fruto del esfuerzo, y cada cosa tiene sus plazos.”

O, de un modo mucho más jamaicano: “Cuando la raíz es fuerte, el fruto es dulce.”

11 junio, 2006


Publicidad

Publicidad

Calendario

Categorías

Siguenos

Twitter ACReggae Facebook ACReggae Facebook Bob-Marley.es MySpace ACReggae

Blogroll

Etiquetas

Meta


Bob-Marley.es es un Proyecto de la Asociación Cultural Reggae.

Proyectos ACR